¡Mujer, tú eres un tesoro!

Hoy en día hay muchas mujeres que viven en la tristeza y en la soledad, día tras día, pensando que la vida les ha sido injusta y que no pueden hacer nada para salir de sus problemas. Sienten que no son especiales y que no valen nada. Suponen que nunca lograrán hacer algo importante o algo único en su vida. Están vacías por dentro y sus sueños están totalmente destrozados en el suelo. No saben cómo salir de esta frustrante situación y carecen de la fuerza, la autoestima y el apoyo necesario para hacerlo. No le encuentran sentido a su vida.

¡Pero tú, mujer, eres un tesoro encantador y muy valioso! Tú haces que el mundo se mueva y sea un lugar más bonito y acogedor. Sin duda alguna, ¡eres la joya más valiosa que existe! En lo más profundo de tu interior reside la fuerza suficiente para luchar con alma y cuerpo por tus sueños, y la seguridad personal que necesitas para brillar como ninguna otra y hacer cosas que nunca imaginaste.

¡Mujer, hay muchas buenas cualidades en ti! ¡Sobrepasan el entendimiento humano! ¡Mírate al espejo y ámate por la mujer única e irrepetible que eres! Camina siempre hacia adelante; con la frente en alto y con pasos firmes por el sendero de tu vida, que Dios te regaló. No subestimes nunca tus buenos sentimientos y el poder que tienes para cambiar todo lo que está a tu alrededor.

Como mujer, te caracteriza la valentía, la perseverancia, la gentileza y la belleza que tienes por dentro y por fuera. No importa cuántos tropiezos tengas en la vida, tu fortaleza y tus ganas de superación siempre te harán ser grande. Solamente necesitas sacar desde tu interior la autoestima necesaria para valorar la gran mujer que eres y así emprender el vuelo hacia todo aquello que te hace sentir alegre y satisfecha.

Si la vida te tira al suelo sin piedad… ¡levántate y resurge como el ave fénix! Que el suave viento cure tus heridas abiertas. Respira y llénate de vida, de sentimientos positivos y no decaigas ante nada. ¡Para Dios eres más preciosa que las rubíes! ¡Tú valor sobrepasa al de las piedras preciosas! (Proverbios 31:10)

La vida está llena de dificultades y situaciones tan difíciles, que nuestra mente se cierra y creemos que no podremos salir adelante por nuestra cuenta y que nunca más volveremos a sonreír… Sin embargo, desde lo más profundo de nuestra alma, nace una pequeña fuerza que nos empuja a salir airosas de todas las batallas. ¡Nunca decaigas, mujer! Tu vida está destinada a realizar grandes obras.

¡Mujer, tu sufrimiento no es necesario! Así como tampoco lo es tu soledad. Tú brillas entre los demás cuando eres humilde de corazón y cuando tienes ojos para más allá de ti misma. Poco a poco te darás cuenta como la amistad sincera y la compañía te devuelven el brillo en tus ojos y el entusiasmo en tu corazón.

Tienes facultad para alegrar al mundo y a todos aquellos que te rodean. Con tan sólo una sonrisa cálida logras hacer que el mundo mismo se transforme y con tus palabras de cariño haces que las personas vuelvan a creer en la humanidad y a ver cada día un poco más el lado bueno de la vida.

Tú puedes alcanzar ese sueño que tanto anhelas y cumplir las metas que te has trazado. Vuela hacia ese mundo mágico y encantador que tanto has soñado. ¡La única persona que puede cambiar tu futuro, eres tú misma, mujer! ¡Tienes el valor para hacerlo, no lo dudes nunca!

Levántate cada mañana y dile al mundo: “¡Soy una mujer fuerte, valiosa y llena de vida que vivirá este día de manera plena y segura, sin miedo al qué dirán y sin miedo a lo que me depara el futuro!” Así todo el mundo se estremecerá y sabrá que tú eres amor, fuerza, esperanza, seguridad y lozanía… ¡eres mujer!

Hoy se presenta ante ti una nueva oportunidad de cambiar todo aquello que te impide ser la mujer que quieres ser. Hoy puedes dejar de verlo todo de una forma negativa y ser la excepcional mujer que Dios anhela que seas. Él tiene planeado un futuro próspero y lleno de esperanza para ti.

De la mujer que ahora eres, prevalecerá tu valentía, fortaleza y amor por la vida. De ahora en adelante caminarás de una forma segura, erguida, bella, fuerte y llena de ilusiones. La seguridad, la valentía y el optimismo serán tu emblema de hoy en adelante. Así será cada mañana cuando abras tus ojos para ver el sol y cada vez que tus pies toquen la tierra. Tú eres la mejor bandera que ondea por el mundo. Eres la esperanza y el futuro de todas las generaciones. ¡Preciosa y bella, nadie como tú!
https://www.enamorando.me

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.