Cuida tu lencería

COMO CUIDAR LA LENCERÍA

1. El primer consejo, más que para cuidar la lencería es para el cuidado de nuestra higiene personal. Antes de estrena la lencería es necesario que la lavemos. Aunque creemos que al estar nueva está totalmente limpia, nos podemos equivocar, ya que no sabemos si tiene algún resto de químicos o suciedad por haber estado almacenada o expuesta en estanterías. Así que, cuidemos nuestra higiene y lavemos las prendas antes de estrenarlas.

2. Cuando vayamos a lavarlas debemos utilizar agua tibia tirando a fría y escoger un detergente para prendas delicadas. En este sentido podemos optar por coger detergente para bebes o detergente con glicerina. Este último además de ser delicado con las prendas también protege las fibras. Olvídate de los detergentes en polvo, utiliza los líquidos o jabones en pasta. En este sentido, también deja de lado el lavarla con agua caliento y con jabón para las manos, esto lo único que provocará es que tus prendas sedan y se estiren.

3. Las prendas que lleven encaje siempre deben lavarse a mano. Si ves que tienen algún descocido cóselo antes de lavarla, ya que sino, el descocido se hará más grande y terminará por romperse del todo.

4. El siguiente es un consejo básico para cuidar la lencería o cualquier otro tipo de prenda. NUNCA mezcles prendas OSCURAS CON CLARAS. Muchas veces por pereza dejamos en la bañera o barreño (o lo que sea que utilices para lavar las prendas a mano) toda las prendas mezcladas sean del color que sean. Luego nos arrepentiremos cuando veamos nuestras preciosas y sexys prendas de encaje blanco han cogido un color grisáceo.

5. Ten cuidado con las hebillas o cualquier cosa que pueda dejar manchas de óxido en las prendas. Si puedes retíralas y así evitarás estas manchas.

6. Cuando laves prendas acolchadas como sujetadores, ten cuidado a la hora de lavarlos y escurrirlos. Nunca debes aplastarlas o apretarlas ya que así lo único que consigues es deformarlos. Para evitar esto lo ideal es poner la copa en la palma de la mano y con la ayuda de la otra, empuñando la mano haces presión sobre la copa .

7. Para el secado de la lencería olvídate de la secadora. Ponlas a secar al aire libre en un sitio que no le pegue el sol directamente. Intenta no usar pinzas para la ropa, ya que estas suelen dejar marcas en la ropa.

8. Por último cuando las guardes, si quieres cuidar la lencería, hazlo en bolsitas independientes ya que así evitas que se rocen con otras prendas.

Y recuerda, si sigues estos consejos, conseguirás tener tu lencería como nueva durante mucho tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp WhatsApp